Blog

Audiciones a orquestas y consejos para hacerlas con éxito

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email

Este artículo surgió después de que muchas personas —tanto estudiantes míos como alumnos de masterclasses— me preguntaran acerca de las audiciones. Después de tantas consultas, pensé que podía plasmar mis pensamientos sobre el papel. Aunque debo decir que estos pensamientos no son genuinamente míos: me los han transmitido, los han compartido conmigo, los he leído, y en algunos casos sí provienen de mi experiencia personal. Obviamente, podría haberme extendido más en cada punto, pero he decidido ser lo más conciso posible, de forma que quienes lo lean tendrán la posibilidad de agregar sus propias experiencias y enseñanzas a esta lista, o simplemente estructurarla de mejor forma. Desafortunadamente, las audiciones forman parte de nuestra profesión y hemos de aprender a realizarlas de la mejor manera posible. Espero que estos consejos ayuden a quienes vayan a empezar o a quienes ya hayan estado en alguna.

I. Las convocatorias de audiciones

A. Tienes varias formas de enterarte cuando una orquesta convoca audiciones.

  • En Estados Unidos, las orquestas sindicadas anuncian sus convocatorias en el International Musician Magazine, la revista mensual de la AFM (American Federation of Musicians). A veces —y esto pasa sobre todo con las orquestas más internacionales— no hay anuncios oficiales, sino que funciona todo con el boca a boca.
  • Aunque no pertenezcas al sindicato de músicos, te puedes suscribir anualmente a su revista. Contacta con la American Federation of Musicians.
  • Las orquestas que no están sindicadas se anuncian de diferentes formas: publicaciones en periódicos, webs, flyers enviados a los departamentos de música de las universidades, etc. Muchas orquestas de carácter más local lo hacen así.
  • Hay bastantes webs que publican ofertas de empleo en todo el mundo.

B. La inscripción a unas audiciones.

  • Envía una carta de presentación y tu currículum. El currículum no debe sobrepasar de una página. La carta de presentación ha de ser corta, yendo al grano. Si se envía por email, el mensaje debe ser igualmente corto y al grano:
    • Dear Search Committee, upon hearing of your opening for the position of _________, please accept my enclosed resume for consideration. Sincerely, _________.
  • En una semana o dos, sabrás si eres aceptado para la audición o no. Legalmente, aunque seas rechazado te puedes presentar de todas formas a la audición (al menos en Estados Unidos). Algunas orquestas pueden requerir una grabación para la ronda preliminar, por lo que tendrías que grabarte y enviarla para que te consideren. Así, la orquesta invita después a la audición en vivo a un grupo más reducido de personas. Cada orquesta lo hace de forma diferente.
  • Si se necesita grabación para la ronda preliminar, normalmente te dan instrucciones para hacerla como les gusta a ellos. DEBES seguir estas instrucciones a rajatabla si no quieres arriesgarte a que no te inviten a la audición en vivo. Si no te dan las instrucciones para grabar, aquí tienes algunos consejos:
    • Usa el mejor micrófono que puedas (Neumann, Sony, o alguno así).
    • Hazlo en formato digital. (Hoy, casi todo está en formato digital.)
    • Grábate en un sitio silencioso y con buena acústica (por ejemplo en una sala amplia, o en un pequeño auditorio). No agregues reverb digital.
    • Lo ideal es que el micrófono esté colocado a unos dos metros del suelo y por lo menos a 3 metros de ti. Haz pruebas; es posible que suenes mejor apuntando directamente al micrófono, o apuntando ligeramente al lado. No pasa nada si los pasajes más fuertes hacen que el nivel del volumen llegue al rojo de forma ocasional, lo que no debe es distorsionar la calidad del sonido.
    • No intentes grabar todo el repertorio de una vez: graba varias tomas de cada pasaje y usa la mejor. Te conviene grabar una verdadera representación de tu forma de tocar.
    • No edites las piezas. Puede haber cortes entre una pieza y otra, pero no en las piezas.
    • Lo que se debe escuchar en tu grabación es: excelente calidad de sonido, excelente ritmo, excelente afinación, excelente musicalidad, interpretaciones correctas de las piezas, articulaciones claras y técnica limpia en todas partes.
  • Te enviarán una hoja informativa de la audición y una lista con el repertorio a tocar. En la hoja te pondrán la hora, el sitio y otros detalles generales de la audición. Cada orquesta es diferente.
    • A veces, las listas con el repertorio son muy específicas e incluyen hasta los números de compás o las letras de ensayo. Otras veces, las listas simplemente incluyen los títulos de las obras. De cualquier modo, un músico siempre debe saberse la obra completa y estar preparado para tocar cualquier cosa.
    • Algunas orquestas facilitan las partituras de los pasajes que quieren escuchar, especialmente si estas son difíciles de conseguir. Cuando la orquesta pide una obra que sólo está disponible en alquiler, lo más normal es que se la facilite a todos los que hagan la audición.

II. Preparación para la audición

A. Escucha diferentes grabaciones y toca papeles originales.

  • Las partituras originales se pueden comprar en Luck’s MusicPatelson’s (Nueva York), Kalmus y Education Music Service (¡tu profesor quizás también tenga!).
  • Libros de pasajes: aunque son una herramienta importante, pueden contener articulaciones, dinámicas o incluso notas equivocadas, pero lo peor es que los pasajes aquí están incompletos. Procura trabajar con las partituras reales.

B. El estudio de la partitura general es extremadamente importante. No sólo has de saber con qué otras voces e instrumentos estás tocando en cada momento, etc., sino también el color de sonido que debes buscar, o el fraseo.

C. Estudia, estudia, estudia; trabaja con afinador y metrónomo. Una excelente forma de juzgarte es grabándote tocando. Asegúrate de poder cantar cada pasaje con claridad y bien afinado.

  • Algunas sugerencias: focalízate en las partes más difíciles y haz técnica específica que te ayude a afrontar dichas partes. Usa el afinador cuando trabajes las piezas más lentas y líricas. Practica el inicio de cada pasaje (sólo el primer compás), entrena tu ataque. Aquí en la Escuela de Trumpet Magazine tienes un montón de videolecciones de músicos profesionales que te explican al detalle cada obra del repertorio y cómo practicarla. Es una maravillosa herramienta para usar.

D. Las simulaciones de audiciones son vitales a la hora de ayudarte a prepararte mental y físicamente para la experiencia de la audición real. Imaginarte que estás en la audición sirve de mucha ayuda. Cuando hagas una simulación de audición, escribe los nombres de las obras del repertorio en diferentes papelitos, mételos en una bolsa y saca cinco o siete. Tocarlas en distintos órdenes es también muy útil y esencial.

E. Planifica tu tiempo de estudio y define metas. Una semana o dos antes de la audición, toca los pasajes como si estuvieras en la audición real. El día antes de la audición, haz solamente un calentamiento o una sesión muy ligera. Sé inteligente y reserva tus labios para la audición.

III. Nervios y ansiedad escénica

A. Los nervios serán siempre parte de la vida del artista. Aprender a aceptarlos y encontrar formas de lidiar con esa ansiedad es muy importante para que disfrutes más en tus actuaciones y audiciones.

B. ¿Por qué estás nervioso? ¿Qué cosas te ponen nervioso? Cuando llegues a la raíz de esas cuestiones, podrás encontrar maneras de superar los obstáculos que te producen ese nerviosismo.

C. A veces somos nuestro peor enemigo en lo que respecta a los nervios.

  • Aléjate de la cafeína (refrescos, café, chocolate) antes de la audición.
  • Reduce tu consumo de azúcar y sal.
  • Hidrátate bien (seis u ocho vasos de agua al día).
  • Haz ejercicio o ten otros hobbies que te ayuden a relajarte.
  • Evita las comidas “extrañas” (por ejemplo el picante o las especias, sobre todo si no estás acostumbrado).
  • Aprende qué comer en el desayuno, en el almuerzo, durante un descanso, etc. Busca alimentos que te dejen satisfecho pero que no te provoquen esa sensación de estar hinchado. Las PowerBars son ideales para tomar entre una ronda y otra.

D. Los mantras a menudo ayudan a calmar los nervios y a ganar confianza. En la mayoría de los casos, los pensamientos positivos ayudan a obtener resultados positivos.

  • “¡Lo tengo controlado!”
  • “¡Puedo hacerlo!”
  • “Estoy relajado.”
  • “¡Estoy preparado y listo!”
  • “¡Colega, estoy que me salgo!”

E. Libros sobre nervios y ansiedad escénica.

F. He descubierto que cierto tipo de meditación es útil. Antes de reírte, pruébalo. La imaginación es clave: primero, aprende a despejar tu mente. Entonces, imagina que estás tocando; tocas perfectamente, no estás fallando ni una nota; puedes ver lo que hay a tu alrededor (estás detrás de una cortina en un escenario pequeño, etc.); puedes ver la ropa que llevas puesta tú, la ropa del supervisor, la ropa del jurado; puedes ver el color de los asientos, las cortinas de la sala, etc. Sé lo más específico que puedas. Intenta ponerte nervioso, y entonces relájate mientras respiras. Si haces esto unas cuantas veces, te irás sintiendo cada vez más cómodo (habrás “estado” en la audición muchas veces antes, y sabrás qué esperar).

IV. El día de la audición

A. Céntrate en por qué estás en esa audición y por qué haces música. El jurado quiere escuchar buena música y está encantado de escucharte tocar. Usa esto como motivación para hacer música y tocar bonito. Ellos quieren que tengas éxito. Te necesitan para su orquesta.

B. En las habitaciones para calentar y entre bastidores:

  • Regístrate al llegar, pregunta y entérate del orden de participación (si está disponible). A veces está ya publicado, otras veces te enteras justo antes de tocar. Cada orquesta lo hace de manera diferente.
  • Céntrate en ti mismo e ignora a los demás participantes. Si conoces a alguno, limítate a saludarle cordialmente y espera a que hayas acabado tu audición para pasar el rato con él.
  • No te compares con los demás. Confía en tus cualidades. Tú no sabes lo que esa orquesta está buscando.
  • Mantén tu rutina habitual de calentamiento. No cambies nada. No salirte de tu rutina en cada cosa que hagas es crucial para que todo se desarrolle bien y mantengas el control.
  • Repasa sólo el comienzo de los pasajes, y piensa en los tempi, etc. Has practicado esos pasajes un millón de veces, estás preparado, no necesitas hacerlos de arriba a abajo otra vez (resérvate para el escenario). Confía en tu preparación y comprométete con tu éxito.
  • Ten a mano un libro, un videojuego o cualquier otra actividad que te ayude a evadirte y a pasar el tiempo entre rondas.

C. En el escenario (en la audición)

  • Saca el agua del instrumento antes de tocar (todas y cada una de las veces).
  • Ten los tempi en mente y usa la imaginación para escuchar la orquesta antes de empezar a tocar tú.
  • Toma respiraciones relajadas y completas, y mantente relajado. Céntrate en hacer música y en producir un sonido bonito.
  • Si cometes un fallo: ¡sigue adelante!
  • El jurado puede pedirte volver a tocar un pasaje concreto. También puede pedirte tocar algo de una forma diferente. Sé flexible, mantén la calma y la compostura. Muchas audiciones cuentan con supervisores sobre el escenario, los cuales pueden responder a tus preguntas y pedir aclaraciones al jurado. En estos casos, nunca te dirijas al jurado directamente.
  • El jurado querrá escuchar un gran sonido, un ritmo preciso y estable, una afinación rigurosa, y carácter musical. ¡Fácil! ¡Ésas son las cosas en las que trabajamos cada día!
  • Te podrían pedir lectura a vista. Busca qué programas va a tocar la orquesta esa temporada (o en la temporada siguiente), ya que de ahí puede salir la lectura a vista. Además, es recomendable conocer bien otros pasajes habituales que no estén incluidos en la lista.
  • A algunas personas les gusta grabar su audición. Esto viene bien para mantener la perspectiva tras el proceso de la audición. Si te grabas, usa una grabadora pequeña que no te ocupe mucho espacio y sea fácil de usar.

D. Después de haber tocado:

  • Mantén la perspectiva… ¿Qué es lo peor que podría pasar? Aprende de la experiencia, ¡incluso si ganas!
  • Anota tus pensamientos en un cuaderno, y guárdalos para tener una referencia en el futuro.
  • La siguiente audición será más fácil porque ya habrás pasado por el proceso y habrás crecido como músico y como individuo.
  • Después de que todo el mundo haya tocado, se anuncia quién pasa a la siguiente ronda, en la que es posible que pidan más pasajes de la lista o que quieran escuchar de nuevo algunos de los que ya se han tocado.
  • Otros participantes pasarán a la siguiente ronda. Está bien socializar un poco, pero no olvides para qué estás ahí. Siempre es bueno escuchar más de lo que se habla.
  • ¡Podría haber incluso una ronda adicional más! Así que reserva tus fuerzas, come algo y sigue centrado. Lee tu libro, escucha tu música, juega con tu videojuego. Mantén la relajación.

V. ¡Has ganado la audición! ¡Enhorabuena!… ¿Y ahora, qué?

A. Después de ganar una audición puedes aceptar verbalmente la oferta de trabajo, pero lo más normal es que la orquesta te contacte unos cuantos días o semanas después para comenzar la negociación. Puedes pedir el contrato y el CBA (Collective Bargaining Agreement, el acuerdo de negociación colectiva) o los Estatutos del Músico para revisarlos antes de aceptar oficialmente el puesto. Lee cuidadosamente los documentos, asegúrate de comprender el CBA o Estatutos. También asegúrate de ser consciente de todas tus responsabilidades y compromisos.

B. Antes de firmar el contrato, podrías querer negociar algunas cosas como los gastos de tu mudanza, traslado, etc. (incluso el salario). Este proceso puede ser corto o puede llevar de varios días a un par de semanas. Sé paciente, humilde y amable. Una vez firmado el contrato, no habrá mucho margen de negociación.

C. Muchas veces el primer año estás de prueba, y la plaza no es oficialmente tuya hasta el segundo año. Entérate de cómo la orquesta gestiona tanto el tiempo de prueba como la plaza fija. Ten claro qué derechos tienes como músico en pruebas.

D. Si la orquesta está sindicada, necesitarás afiliarte o trasladar tu afiliación al sindicato local.

E. Guarda siempre copias de los contratos, correspondencia y ese tipo de cosas. Nunca se sabe cuándo podrías necesitarlas.

F. Para todos y cada uno de los compromisos con la orquesta, llega siempre temprano y planifica bien los tiempos de desplazamiento. Conoce bien tu papel, y sé un buen músico de sección y/o un buen jefe de sección. Lleva contigo siempre todo tu equipo, aunque creas que no lo vayas a necesitar (quizás deja lo que en principio no vayas a usar en el coche, o en el casillero si tu orquesta te proporciona uno). Nunca sabes cuándo un director te va a pedir que toques algo con una sordina en particular. Sé cordial y profesional.

G. Conservar un trabajo puede ser tan difícil como ganarlo, especialmente hoy en día. Que tengas el trabajo no quiere decir que puedas rascarte la barriga y relajarte. Prepárate TODOS tus papeles lo mejor que puedas, y estudia diligentemente para mejorar cada día. ¡Después de todo, el viaje apenas ha comenzado!

VI. ¿Qué vendrá después en mi carrera?

A. Cada uno es diferente. Algunos verán muy emocionante y gratificante impartir clases en una escuela local o en una universidad. Otros podrían encontrar la enseñanza privada como la mejor opción. Una cosa u otra serán buenas para complementar tus ingresos y compartir tus conocimientos.

B. Quizás veas que dar recitales te brinda nuevas opciones en la música, las cuales además pueden ayudarte a mejorar aún más. Ya sea en cuanto al miedo escénico, en cuanto a la resistencia o a la falta de conocimiento del repertorio solista, dar recitales públicos tiene muchas ventajas para ti.

C. Impartir masterclasses se ha convertido en un elemento básico del día a día de un trompetista orquestal. A muchos les encanta enseñar de esta manera. Les permite tratar una amplia gama de temas con un feedback instantáneo.

D. Cabe la posibilidad de que sientas que el trabajo que tienes en la orquesta no es el que esperabas, o que tus circunstancias hayan cambiado. Esto sucede con frecuencia. Lo más importante es que te mantengas centrado en tus metas y aspiraciones; tienes que hacer lo que te haga feliz. Puedes decidir empezar el proceso de audición otra vez o dar clases a tiempo completo, o incluso irte a un campo totalmente diferente. Mantén tu mente y tus opciones abiertas. Si lo necesitas, busca el consejo de un mentor.

Deja una respuesta

Publicidad
Publicidad
Publicidad