Blog

Efectos de tocar con los músculos de la barbilla en vez de tocar con los músculos de las mejillas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email

Es ampliamente aceptado que la embocadura “sonriente” causa problemas al tocar. La mayoría de trompetistas no profesionales usan los músculos cigomático mayor, buccinador y risorio que se encuentran en las mejillas y empleamos para sonreír. Algunos maestros incluso practican los denominados “Buccinator Drills” [Ejercicios para el buccinador], que, como su nombre indica, implican la utilización de dicho músculo.

Por contra, muchos trompetistas profesionales fruncen el ceño y usan los músculos depresores del labio inferior y del ángulo de la boca, que están en la zona de la barbilla.

El propósito de este estudio ha sido documentar las diferencias entre estos dos tipos de trompetistas y evidenciar qué embocadura funciona mejor.

La metodología ha incluido el uso de una cámara térmica infrarroja, un medidor de decibelios y un analizador de espectro. También nos hemos valido de una cámara de vídeo para grabar estos tres dispositivos mientras los sujetos de estudio tocaban una escala de Do de varias octavas.

Los patrones de calor en los sujetos muestran el área muscular en uso. Según el calor, este área puede aparecer de color azul, verde, amarillo, naranja, rojo o blanco (el más caliente).

Los sujetos de prueba han sido desde estudiantes de secundaria hasta músicos con másteres.

En las fotos de a continuación, los trompetistas de embocadura “sonriente” presentaban en el Do por debajo del pentagrama (Do4) más calor en las mejillas que los trompetistas de ceño fruncido. Estos trompetistas de embocadura sonriente tenían solamente 1 ó 2 armónicos superiores más potentes que ese Do. Los trompetistas de ceño fruncido, sin embargo, conseguían entre 6 y 13 armónicos superiores más potentes que su Do.

En un momento dado, un súbito destello rojo en el área de la mejilla de un sujeto causó que el medidor de decibelios mostrara una fulminante caída en su potencia y volumen; simultáneamente, el analizador de espectro presentó un desplome en la potencia de los armónicos superiores presentes en el sonido. Lo que indicaba aquel destello rojo era un aumento brusco del uso de la musculatura de esa área. Aquellos repentinos cambios de colores en los trompetistas de embocadura sonriente solían producirse cuando estos pasaban de una nota en posición abierta a usar los pistones para subir. Los trompetistas de ceño fruncido, en cambio, no mostraban estos cambios de calor al cambiar de nota.

La conclusión fue que los trompetistas de ceño fruncido tenían más registro y sonoridad que los de embocadura sonriente. Por tanto, se demuestra que los trompetistas deberían concentrarse en usar los músculos que están a menos de 1,5 cm de los labios y alrededor de la barbilla. Y el presente estudio debería alentar a los maestros a enseñar a sus alumnos a tocar con esta embocadura de ceño fruncido.

Fotografías de apoyo

Capturas de un vídeo de cinco de los sujetos de prueba: dos de ellos llegaban al Sol por encima del pentagrama (Sol5), uno llegaba al siguiente Sol (Sol6), otro al Do sobreagudo (Do7), y otro al Do contraagudo (Do8).

Trompetista 1

El trompetista 1 usa los músculos de las mejillas para tocar.

Analizador de espectro del Do grave del trompetista 1: con sólo un armónico igual de potente que ese Do.

Trompetista 2

El trompetista 2 usa los músculos de las mejillas para tocar.

Analizador de espectro del Do grave del trompetista 2: con un par de armónicos igual de potentes que ese Do.

Trompetista 3

El trompetista 3 usa los músculos de la barbilla y un poco los de las mejillas para tocar.

Analizador de espectro del Do grave del trompetista 3: con seis armónicos más potentes que ese Do.

Trompetista 4

El trompetista 4 muestra la acumulación de calor en la zona de la barbilla típica de quien frunce el ceño.

Analizador de espectro del Do grave del trompetista 4: con ocho armónicos igual o más potentes que ese Do.

Trompetista 5

El trompetista 5 usa el ceño fruncido, y emplea también algunos músculos de las mejillas entre el Do sobreagudo y el contraagudo.

Analizador de espectro del Do grave del trompetista 5: con nada menos que trece armónicos más potentes que ese Do.

Deja una respuesta

Publicidad
Publicidad
Publicidad