Mercado

El secreto de las trompetas Stradivarius

El presente artículo es, probablemente, la más completa guía de trompetas Stradivarius que vas a encontrar en español. Aquí resolverás todas tus dudas acerca de estos legendarios instrumentos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email
Vincent Bach Stradivarius

Antes de empezar, debes saber que éste no es un artículo normal que puedas leer en un rato. Es bastante extenso, y contiene demasiados datos sobre las trompetas Stradivarius que quizás no sean tan fáciles de asimilar de golpe.

A las trompetas Stradivarius las envuelve una fama legendaria. A esa leyenda ha contribuido, quizás, la falta de información fidedigna sobre ellas. Hay muchos conceptos difusos, e incluso aspectos desconocidos entre los propios trompetistas, y lo que pretendemos con este artículo es aclararlos todos.

Así que tómate esta lectura con calma. No hace falta que leas el texto completamente de una vez; puedes usarlo como una especie de guía de trompetas Stradivarius a la que acudir cuando lo necesites.

Entremos en materia.

Para entender por qué las trompetas Stradivarius poseen esa calidad, es necesario saber qué características constructivas tienen y por qué. Y eso obliga a conocer la evolución del taller original de su inventor, Vincent Bach, e incluso la propia vida personal de este. Todo guarda relación.

Lo mejor será empezar por el principio: quién fue Vincent Bach.

Vincent Bach y las trompetas Stradivarius

Vincent Bach era austríaco. Su nombre real era Vincenz Schrotenbach, y nació en un pueblo cerca de Viena en 1890. Sus padres cantaban y eran amantes de la música, y por eso él empezaría a tocar el violín pronto. Sin embargo, con sólo siete años, el chico asistió a un concierto de la Orquesta Tonkünstler y quedó maravillado con el sonido de los metales, por lo que entonces sus padres le compraron un bugle (una especie de corneta militar).

¿Músico o ingeniero? ¿O ambas cosas?

Tristemente, su padre falleció pronto en un accidente, y cuando Vincenz creció, su padrastro no vio con tan buenos ojos que el chico “perdiera el tiempo” con la música, obligándole a estudiar algo “más serio”: ingeniería.

Podrá parecernos reprobable la actitud del padrastro, pero lo cierto es que hoy podemos disfrutar de las maravillosas trompetas Stradivarius gracias a que Bach no sólo fue músico sino también ingeniero mecánico.

En 1911, tras acabar la carrera, empezó a trabajar en una empresa de ascensores, aunque no llegó a dejar de tocar la corneta, pues la música seguía siendo su pasión.

Vincent Bach, virtuoso de la corneta.

Enseguida le convocaron para el servicio militar, y, como no podía ser de otro modo, Vincenz aprovechó para tocar en la banda de la Armada. Allí destacó como solista, lo cual le animó a abandonar su trabajo «real» como ingeniero para perseguir su sueño de convertirse en músico profesional, cosa que consiguió, recorriendo Europa durante tres años como virtuoso de la corneta.

Pero cuando todo iba bien, el muchacho se llevó un mazazo: estando de gira en Inglaterra, estalló la Primera Guerra Mundial, enfrentándose el Imperio británico con el austrohúngaro, hecho que le convertía a él automáticamente en enemigo del país, corriendo peligro de encarcelamiento. Entonces, haciéndose pasar por ciudadano sueco, logró escapar en el buque Lusitania, embarcando en el puerto de Liverpool con destino a Nueva York.

Nueva vida en América (1914)

Vincenz llegó a Nueva York el 14 de septiembre de 1914 con sólo 5 dólares en el bolsillo y su corneta Besson. Rápidamente se puso a buscar trabajo como músico, encontrando una oportunidad de actuar como solista en el Teatro Loew’s de la Avenida Lexington (inaugurado ese mismo año). Sin embargo, la experiencia no salió bien: el Loew’s era un teatro de variedades —no era el típico teatro clásico donde Vincenz acostumbraba a tocar—, y su música no era lo que esa clase de público buscaba. Así que el dueño del teatro lo puso a tocar para ambientar la sala, mientras los espectadores llegaban y tomaban asiento.

Lusitania
El buque Lusitania llegando al puerto de Nueva York en 1914. En el preciso instante de la foto, en este barco se encontraba un joven Vincenz Schrotenbach de sólo 24 años de edad, en busca de nuevas oportunidades.
vincent bach trompeta
Vincent Bach con su trompeta Holton.

Su trabajo en el Loew’s era frustrante para Vincenz. En un momento dado, decidió pedir una audición para la Sinfónica de Boston, la cual aprobó, incorporándose como nuevo solista asociado junto a Gustav Heim (entonces solista de aquella orquesta). Allí empezaría a tocar con una trompeta Holton y se convertiría en artista de dicha marca a propuesta de su compañero Heim, que ya lo era.

En 1915 decidió volver a probar suerte como solista en el nuevo continente, haciendo una gira por varias ciudades de la costa pacífica, hasta que en 1916 le ofrecieron un contrato permanente con la compañía de ballet de Diaghilev en la Ópera Metropolitana, regresando por tanto a Nueva York.

Pero, una vez más, la estabilidad le duró poco a Vincenz: su país de acogida se unió a la Guerra en 1917, y él —como todos los extranjeros allí— fue llamado a filas por el ejército de los Estados Unidos.

En la primera línea de su tarjeta de reclutamiento se indica que está en proceso de cambiar legalmente su nombre a Vincent Bach:

Tarjeta de reclutamiento de Vincent Bach (1917).

Fíjate bien en la firma, pues se trata de la misma firma que estamparía más tarde en las campanas de sus instrumentos:

Firma de Vincent Bach en las campanas de sus instrumentos.

El reclutamiento de Vincent Bach por el ejército de los Estados Unidos en 1917 podrá parecer otra desdicha más en su vida. Sin embargo, su estancia en el campamento militar estadounidense fue otra clave de su posterior éxito como constructor de trompetas.

Concretamente, Bach sirvió como director de banda e instructor de corneta en el 306º Regimiento de Artillería de Campaña, en Long Island. Allí, enseñando a tocar a los soldados, fue consciente de las limitaciones de las boquillas e instrumentos de viento metal. Indudablemente él era músico, pero también tenía formación y experiencia como ingeniero, y no pudo resistir la tentación de experimentar modificando y construyendo boquillas él mismo, descubriendo la relación entre el diámetro y la profundidad de la copa, el granillo y la forma del aro. De esta forma, ayudó a los reclutas a tocar más fácilmente con boquillas adecuadas para cada uno, obteniendo resultados casi mágicos.

Vincent Bach: fabricante de boquillas (1918)

Nuestro hombre se convenció de que su destino no era simplemente ser músico, sino cambiar para siempre el mundo de los instrumentos de metal. Así que, finalizada la Guerra en 1918, y de regreso una vez más en Nueva York, convenció a los responsables del establecimiento que tenía Selmer en la ciudad (en el n.º 11 Este de la calle 14) para que le permitieran usar el torno en la trastienda. Y allí empezó a fabricar oficialmente sus primeras boquillas con su propia marca, estableciendo por primera vez en la historia una serie de boquillas basada en una numeración lógica, según medidas.

Uno de sus modelos ayudaba a aumentar hasta una quinta el registro del trompetista… Evidentemente, cuando se corrió la voz empezaron a lloverle los pedidos.

En 1919 pudo independizarse, comprando un torno propio y alquilando para su taller un local en el n.º 204 Este de la calle 85.

En un momento dado, sin embargo, las ventas bajaron. Pero, lejos de desanimarse, Bach entendió que lo que estaba fallando no era su producto —que era indudablemente bueno— sino su comunicación. Así que se le ocurrió lanzar la campaña publicitaria How to Become a Wizard on the Cornet Without Practicing, que viene a ser algo así como «Cómo convertirse en un mago de la corneta sin practicar», y que explicaba por qué la elección de la boquilla adecuada influía directamente en el rendimiento con el instrumento.

Campaña publicitaria «Cómo convertirse en un mago de la corneta sin practicar» de Bach.

Como era de esperar, la campaña fue un éxito: ayudó a Bach a transmitir la importancia de la boquilla para un trompetista, y sus ventas volvieron a dispararse.

El nacimiento de las trompetas Stradivarius (1925)

En 1922, estableció oficialmente su empresa: Vincent Bach Corporation, con 10 empleados, y trasladó su taller a un edificio en el n.º 241 Este de la calle 41.

Es a su llegada a este nuevo emplazamiento cuando Bach comienza a dibujar sus primeros diseños de trompeta, uno de los cuales puedes ver a continuación:

Uno de los primeros diseños de Vincent Bach de su trompeta Stradivarius.

A finales de 1924, por fin, ensambló su primera trompeta, y en 1925 publicó su primer catálogo de instrumentos.

¿Por qué usó el nombre de Stradivarius para sus trompetas? Lo cierto es que los instrumentos de metal nunca gozaron del prestigio que tenían, por ejemplo, los de cuerda. Así que Vincent Bach tomó el caso más paradigmático entre los instrumentos de cuerda: los violines Stradivarius (construidos por el lutier barroco italiano Antonio Stradivari), y llamó también «Stradivarius» a sus trompetas y cornetas, como declaración de intenciones.

trompetas stradivarius
Trompeta Stradivarius en Si bemol (primer catálogo de Vincent Bach, 1925).

En su primer catálogo, además, Bach señala claramente su propósito con esta frase lapidaria:

Entre los instrumentos de metal, la trompeta Bach Stradivarius ocupa el mismo lugar supremo que el genuino violín Stradivarius entre los instrumentos de cuerda.

Descripción de la trompeta Stradivarius en el primer catálogo de Bach (1925).

Sus primeras 1.000 cornetas y trompetas Stradivarius serían vendidas a lo largo de seis años.

En 1928, decidió ampliar su oferta introduciendo una línea de trombones. Para ello necesitaba un taller más amplio, así que se trasladó al norte de Manhattan, a un edificio en el n.º 621 Este de la calle 216, en el Bronx.

A lo largo de los veinticinco años que permaneció la fábrica de la Vincent Bach Corporation en el Bronx, se construyeron 10.000 instrumentos (entre trompetas, cornetas y trombones).

En 1953, Bach volvería a trasladarse un poco más al norte del Bronx: a una zona de polígonos llamada Mount Vernon, donde instalaría su cuarta y decisiva fábrica en Nueva York, en el n.º 50 Sur de MacQuesten Parkway.

Fue aquí, en Mount Vernon, donde los instrumentos Bach ganaron la reputación que mantienen hasta hoy. En Mount Vernon se llegaron a construir 15.000 excelentes trompetas en sólo ocho años (la mayoría, por encargo), contándose con hasta 35 trabajadores en los períodos de mayor producción.

Los instrumentos Stradivarius se habían convertido ya en toda una institución por derecho propio, y Bach empezó a usar el siguiente escudo de artesano, con la leyenda “Instruments of quality” (“Instrumentos de calidad”):

Escudo de artesano usado por Bach.

A comienzos de la década de 1960, la salud de Vincent Bach estaba algo deteriorada (sufría pérdida de audición, además del estrés del negocio). Era consciente de que no iba a vivir para siempre, y, al no tener herederos, decidió vender su empresa a alguien que supiera conservar su legado. Recibió ofertas de varios compradores, pero él decidió finalmente traspasar su fábrica a Selmer —a pesar de no ser quienes hicieron la mejor oferta económica—, en reconocimiento por la ayuda que le prestaron en sus inicios allá por 1918.

La venta de Bach a Selmer se hizo efectiva en 1961.

Vincent Bach con su último catálogo (1961) en las manos.

Vincent Bach como marca de Selmer (1961)

Aunque la fábrica dejó de ser oficialmente suya, Vincent Bach se mantuvo unos años como ingeniero consultor de Selmer. En 1962, su firma y su escudo de artesano fueron registrados como marcas por Selmer (por eso hoy seguimos viendo su firma en las campanas de las trompetas Stradivarius, y su escudo de artesano en la colección Artisan).

Principalmente, Selmer pidió a Bach dos cosas:

  1. Que construyera personalmente un juego maestro de boquillas. Todas las boquillas Bach fabricadas desde entonces son copias de este juego maestro.
  2. Que hiciera un nuevo y definitivo diseño de la trompeta Stradivarius. Bach estuvo trabajando en él de diciembre de 1963 a diciembre de 1964, naciendo el denominado «modelo 180» —o sea la Stradivarius actual—. La principal mejora fue un ligero recorte del tudel, lo cual obliga a sacar la bomba de afinación casi una pulgada en condiciones normales, ayudando a que el instrumento “se centre” un poco más.
Trompeta Bach Stradivarius construida en 1965.

Traslado a Elkhart y retiro de Vincent Bach (1965)

En 1965, Selmer, que justo después de comprar la fábrica de Bach en Mount Vernon compraría también la de Buescher en Elkhart (Indiana), tomó la importante decisión de trasladar la producción de trompetas Stradivarius a dicha fábrica en Elkhart, situada en el n.º 1.119 Norte de la Main Street.

En un principio, Bach siguió vinculado a la compañía, aunque su actividad disminuyó a partir de 1966 por motivos de salud de su esposa. En 1971, Vincent Bach se retiró definitivamente, y cinco años más tarde falleció, estando enterrado en el Cementerio Kensico de Valhalla (al norte de la ciudad de Nueva York).

En cuanto a las trompetas Stradivarius, siguen fabricándose en Elkhart, en unas modernas instalaciones a las que Selmer se trasladó en el polígono industrial de la ciudad (n.º 600 de la Industrial Parkway) en el año 1970, hasta hoy.

Actual sede de Bach en Elkhart.

Carcasa de los pistones en una sola pieza (1975)

Desde que Vincent Bach alumbrara la definitiva Stradivarius «modelo 180» en 1964, el único nuevo cambio importante que introdujo Selmer fue en 1975, cuando empezó a aplicar a la construcción de sus trompetas la automatización del mecanizado CNC (mecanizado por control numérico, ya existente en otras industrias).

Esto tuvo un impacto en la fabricación de las carcasas de los pistones, que hasta entonces estaban formadas por dos piezas (el tercio superior —llamado balaustre— era de alpaca, y el resto de latón), mientras que ahora las nuevas máquinas podían hacerlas en una sola pieza de latón.

Asimismo, las guías de los pistones ya no se hacían de metal sino de otro novedoso material: el nailon.

Las guías de los pistones de las trompetas Stradivarius empezaron a hacerse de nailon en vez de metal.

Modelos históricos de trompetas Bach

Aunque sin duda el modelo Stradivarius fue desde un principio la joya de la corona —y lo sigue siendo—, el propio Bach era consciente de su necesidad de ofrecer trompetas para todos los bolsillos. Por este motivo llegó a diseñar otros cuatro modelos, tres de los cuales tenían nombres de dioses mitológicos: Mercury (Mercurio, dios romano del comercio y la suerte), Apollo (Apolo, dios griego de las artes, la belleza y la perfección) y Minerva (diosa romana de la sabiduría y las artes). Al restante lo llamó Mercedes; no se sabe por qué, aunque una hipótesis es que quiso hacer otro paralelismo con la icónica marca de coches alemana.

  • Mercury: El modelo Mercury fue lanzado simultáneamente con el Stradivarius en 1925, y, como el propio Bach afirmaba, estaba diseñado «para el conservatorio». Al principio lo construía con piezas importadas ya prefabricadas, pudiendo así abaratar costes y venderlo a una tercera parte del precio de la Stradivarius. Sin embargo, de entrada no tuvo mucho éxito. En 1940 se arriesgó subiéndole un poco el precio para poder emplear mejores componentes de fabricación, y fue a partir de ahí cuando este instrumento empezó a hacerse muy popular entre los estudiantes.
  • Apollo: Al igual que los modelos Stradivarius y Mercury, Bach sacó en 1925 el modelo Apollo, destinado a cubrir el espacio intermedio entre los dos anteriores. Sin embargo, parece que no terminó de convencerle ni siquiera a él mismo, pues dejó de fabricarlos pronto (en total, llegó a hacer sólo unos cien).
  • Mercedes: El modelo Apollo fue sustituido como instrumento intermedio en 1927 por el modelo Mercedes, el cual, según el propio Bach, era «esencialmente igual que la Stradivarius», pero sin los elementos de alpaca típicos de la Stradivarius, y sin distintas opciones de calibre (sólo estaba disponible con un único calibre suficiente para cualquier tipo de trabajo), lo que le ayudaba a reducir costes de fabricación sin alejarse de los estándares de la Stradivarius. El modelo Mercedes sí triunfó como trompeta intermedia.
  • Minerva: Fue un nuevo modelo para estudiantes diseñado por Bach en sus últimos años, en 1958, aunque duró poco.

Al hacerse cargo de la fábrica en 1961, Selmer mantuvo y potenció el modelo Stradivarius como buque insignia de la marca Bach, pero dejó de producir el resto de modelos intermedios y para estudiantes originales de Vincent Bach. En su lugar, en estas gamas ha ido introduciendo trompetas que tratan de ofrecer las mejores prestaciones posibles al mejor precio, gracias a la moderna tecnología de fabricación (actualmente, dichos instrumentos medios y básicos se corresponden con la denominada serie TR).

Campana de una de las primeras Stradivarius que fabricó Bach en 1925.

Una vez hemos conocido la vida de Vincent Bach y la evolución de las trompetas Stradivarius, es necesario hablar de calibres, campanas y tudeles, pues hay mucho desconocimiento en torno a estas cuestiones.

La importancia del calibre

El calibre es el diámetro interior de la tubería de una trompeta, y para medirlo se suele tomar como referencia la bomba del segundo pistón.

Uno de los mayores errores es creer que el calibre influye en el timbre de un instrumento. Eso es una equivocación. Que un sonido sea más oscuro o más brillante no lo determina el diámetro del tubo, sino su conicidad.

Donde sí influye el calibre es en el volumen: a mayor calibre, mayor volumen. No obstante, esto es un arma de doble filo, ya que los calibres grandes ofrecen mayor volumen, pero a cambio requieren un mayor esfuerzo. A este respecto, Vincent Bach escribió un interesante texto:

CÓMO ELEGIR EL CALIBRE ADECUADO

Uno no puede decir que un instrumento sea “fácil de soplar” o “difícil de soplar” sin considerar el tamaño de su calibre y el volumen o potencia que se obtiene, comparándolo con el esfuerzo que ha hecho.

Al igual que un coche de 9.000 caballos de potencia consume más gasolina que uno de 1.000 caballos, una trompeta con un gran potencial de volumen no puede ser igual de fácil de tocar que una trompeta de calibre pequeño.

El trompetista que desee producir un sonido de gran volumen deberá poner en vibración un volumen de aire equivalente, y para ese propósito necesitará un instrumento de gran calibre.

Quien sea de embocadura delicada o tenga poca resistencia debería preferir calibres medios, que requieren un menor esfuerzo. Los calibres medios hacen una mayor oposición al aire que se les echa, y correspondientemente producen un menor volumen de sonido.

En otras palabras, UNO TIENE QUE PONER EN EL INSTRUMENTO LO QUE ESPERA OBTENER DE ÉL.

Las trompetas Bach, sin embargo, están tan bien diseñadas y tan cuidadosamente construidas que ofrecen el máximo volumen al mínimo esfuerzo, y poco a poco se está tendiendo a instrumentos de mayor calibre. Un trompetista que toque en una gran orquesta sinfónica necesitará un instrumento ML o L; el que alterne sinfónico y ligero puede seleccionar un ML para trabajos de conciertos, y tener aparte otra bomba de afinación de menor calibre que le ofrecerá una mayor oposición.

Tipos de calibres

El calibre se mide en pulgadas o milímetros. Con el tiempo fueron estandarizadas varias medidas, aplicándose a cada una de ellas una letra que determinaba su tamaño. Son las siguientes:

  • S (Small): diámetro de 0,448 pulgadas (11,38 milímetros).
  • M (Medium): diámetro de 0,453″ (11,51 mm).
  • ML (Medium Large): diámetro de 0,459″ (11,66 mm).
  • L (Large): diámetro de 0,462″ (11,73 mm).
  • XL (Xtra Large): diámetro de 0,468″ (11,89 mm).

En un principio, Bach sólo ofrecía calibres S, M y L, siendo el M el más usado. Con el tiempo, la evolución de los gustos musicales terminaron imponiendo calibres mayores, surgiendo el ML como calibre estándar para trompetas en Si bemol, y estableciéndose el L como determinado para trompetas en Do.

Y si te gusta la potencia —y eres capaz de echar mucho aire sin cansarte—, puedes encontrar hasta Stradivarius de calibre XL.

El lío de numeración de campanas y tudeles

Una de las cosas que más confusión provoca entre los trompetistas es la compleja numeración de las campanas y tudeles de las Stradivarius. Y no es para menos. El propio Vincent Bach lo hizo así para despistar a sus competidores.

Al principio, Bach usaba una simple letra para distinguir un modelo de campana de otro, según el mandril que había utilizado (el mandril es la herramienta que sirve para moldear las campanas).

A su primer modelo lo llamó «T». Al segundo, «B». No tenía un orden aparente.

Pero a partir de los años 30, una vez comenzó a experimentar con láminas de metal de diferentes grosores para sus campanas, empezó a distinguirlas aplicándoles un número del 1 al 73, saltándose el 15 por alguna razón desconocida (o sea, llegó a trabajar con 72 números de campana en total).

Moldeando una campana en la fábrica de Bach.

¿Qué significa el número de campana de una trompeta Bach?

Contrariamente a lo que muchos piensan, el número de campana de una trompeta Bach no tiene nada que ver con su diámetro.

Para asignar un número a una campana, Bach convertía el grosor de la lámina de metal de pulgadas a milímetros (1 pulgada = 25,4 milímetros).

Si una lámina tenía 0,017 pulgadas de grosor, eso equivalía a 0,4318 milímetros, y por tanto Bach aplicaba a dicha lámina los dos primeros decimales como código. Dicho de otro modo: la campana 43 se llamaba así porque estaba hecha con una lámina de 0,017 pulgadas de grosor.

Bach hizo igual con las campanas para trompetas en Do, Re y Mi bemol, con la diferencia de que para estas añadía un «2» al principio (por eso, las campanas en Do no se llaman 39 ó 29, sino 239 y 229).

Con los tudeles, mismo sistema también.

Conicidad de campanas y tudeles

Las campanas y tudeles no son tuberías completamente cilíndricas, sino que tienen cierta forma de cono. Y, como adelantábamos en el apartado La importancia del calibre, la conicidad del tubo es lo que determina el timbre del instrumento. Así, las campanas que se abren progresivamente producen un sonido más cálido, mientras que las que se abren bruscamente producen sonidos brillantes.

Las campanas pueden tener un ensanchamiento más progresivo (línea continua), o más brusco (línea discontinua).

Estandarización de campanas y tudeles

Con el tiempo, el código numérico de cada campana y de cada tudel terminó quedando asociado no sólo al grosor de sus paredes sino también a su conicidad.

En sus primeras décadas, Bach usó mayormente los modelos de campana 1 (también llamado «T», que fue el primero en 1925), 7 (primera vez en 1929), 25, y en gran medida 45, 48 y 50, además de los tudeles 6 y 7.

A partir de 1947, Bach pasó por un decisivo período de experimentación para encontrar nuevas combinaciones. En esta época introdujo por primera vez la campana 229 en trompetas de calibre L en Do, así como el tudel 25 —que terminaría convirtiéndose en su favorito— inicialmente en trompetas de calibre ML también en Do.

En la época de Mount Vernon —a partir de 1953— sucedieron varias cosas interesantes que marcarían para siempre la esencia de las trompetas Stradivarius:

  • Bach apenas experimentó con nuevos tudeles. El 25 cumplía todas sus expectativas, y en cierta medida el 43 también.
  • En trompetas en Do, cuando probó la campana 239 en Do, no volvió a hacer otra que no fuese esa, tanto en calibres L como ML (aunque también sintió predilección por la 229).
  • En Si bemol, estandarizó la campana 38 para el calibre M, la 37 para ML, y la 43 y la 72.

Campanas usadas actualmente en trompetas Stradivarius

Antes de ver las campanas que emplean las Stradivarius a día de hoy, insistimos: el número de campana no tiene nada que ver con su diámetro. Todas las campanas de trompetas Stradivarius tienen el mismo diámetro: 4-13/16 pulgadas, o sea 122,24 milímetros (a excepción de un par de modelos en Mi bemol y piccolo, cuyas campanas son más pequeñas, y un par de modelos comerciales, donde son más grandes).

El número de campana estuvo en un principio relacionado con el grosor de sus paredes y su conicidad. Hoy en día, de hecho, el número de campana tiene más que ver con su conicidad, ya que incluso los grosores han variado desde la época de Vincent Bach: antes, las campanas perdían grosor en el borde —debido al proceso de martillado durante el moldeado—, mientras que ahora es posible moldearlas conservando todo su espesor. Por este mismo motivo, antes podía haber pequeñas diferencias de sonido entre Stradivarius aparentemente iguales, mientras que ahora vienen de fábrica todas ajustadas al milímetro.

Campanas en Si bemol:

  • Para calibre ML:
    • 37: Campana estándar porque es fácil de tocar, empasta bien y emite un sonido compacto pero a la vez con la suficiente proyección, lo que la hace válida para todo tipo de trabajo.
    • 43: Es de apertura más abrupta que la 37, por lo que ofrece mayor proyección y un sonido más brillante (digamos que es una campana ideal para lead pero con demasiado brillo para una orquesta clásica).
    • 72: Más cónica, con apertura más progresiva que la 37, produciendo un sonido mucho más grande y oscuro (aunque requiere de mayor esfuerzo para tocar, y las dinámicas suaves resultan más difíciles de controlar).
  • Para calibre L:
    • 25: Además de campanas 37, 43 ó 72, las trompetas de calibre L pueden llevar esta campana, que es la que se abre más abruptamente y por tanto la más brillante (más, incluso, que la 43), lo que probablemente la convierte en la mejor elección para lead, aunque en manos inexpertas puede sonar «chillona».
  • Para calibre M:
    • 38: Las trompetas de calibre M sólo usan esta campana, con un sonido ligeramente más cálido que la 37, quizás más apropiado para pequeños ensembles.
  • Para calibre XL:
    • 43: Las trompetas de calibre XL sólo usan esta campana, ya descrita más arriba.
  • Otros modelos especiales:
    • 1: Se basa en la primera campana creada por Bach en 1925 —entonces denominada «T»—, y que resulta ser un cruce entre las actuales 37 y 72, con un bonito registro grave pero también ligera en el registro agudo.
    • 7: Diseñada por Bach en 1929 en su taller de Nueva York, sutilmente más brillante que la actual 37.

Campanas en Do, Re y Mi bemol:

  • 239: Está considerada como la campana estándar en estas trompetas. Su apertura de cono es progresiva, por lo que su sonido es amplio y con cuerpo. Para tocar en una orquesta sinfónica, con la campana 239 siempre aciertas. Como dato menos positivo, ciertamente es una campana que te exige tener resistencia.
  • 229: Su apertura es algo más abrupta que la de la 239, y por tanto ofrece un sonido más directo y penetrante. Es esa clase de sonido que «corta» a través de la orquesta, tipo Herseth. Si no la llenas de aire, los agudos te pueden sonar estridentes.
Trabajando con la lámina de una campana en la fábrica de Bach.

Tudeles usados actualmente en trompetas Stradivarius

Del mismo modo que sucede con las campanas, la numeración de los tudeles tampoco tiene nada que ver con el diámetro del tubo (para eso ya se usa la indicación de calibre: M, ML, L, XL) sino con su conicidad y el grosor de sus paredes.

Tudeles en Si bemol:

  • Estándar:
    • 25: Es el que Bach terminó considerando perfecto para todo tipo de trabajos, puesto que es un tudel muy efectivo para producir y centrar el sonido: lo suficientemente abierto para un buen paso del aire, con la resistencia justa.
  • Otros tudeles en Si bemol:
    • 43: Usado por Bach también en sus últimos años, está más abierto y ofrece menos resistencia que el 25, lo que te da una mayor sensación de libertad (a costa de perder control si no lo dominas). Es el tudel favorito de muchos trompetistas lead.
    • 7: Fue creado por Bach en sus primeros años. Acepta más aire que el 25 estandarizado más tarde, y contribuye a un sonido más oscuro y redondo.
    • 25-O: Diseñado expresamente para trompetas de calibre XL y trompetas ligeras con campana 72. Está aún más abierto y ofrece aún menos resistencia que el 43. Para que te hagas una idea, cuando alcanza las 0,349 pulgadas de diámetro, el 25-O está 0,004 pulgadas más abierto que el 25 estándar (de ahí la «O»: Open). Puede parecerte una minucia, pero te aseguramos que se nota.

En tudeles invertidos —más abajo explicamos qué quiere decir esto—, al número se le añade «LR». Por ejemplo, el tudel 25 en versión invertida es 25LR.

Tudeles en Do:

  • Los tudeles en Do son los mismos que en Si bemol, añadiéndose una C porque están hechos para Do y por tanto son más cortos. Por ejemplo, el tudel 25 en Do se llama 25C.
  • Variantes del tudel 25C:
    • 25H: Requiere más aire para tocar (y mayor control de la afinación), aunque como resultado se puede conseguir un sonido enorme. Se llama 25H por Adolph Herseth. Y todos sabemos cómo sonaba Herseth…
    • 25A: Más largo que el 25C estándar.
    • 25S: Más largo que el 25A (es igual de largo que un tudel para Si bemol, lo que hace que haya que sacar menos la bomba de afinación).
    • 25CC: Tudel especial que trae la trompeta Stradivarius «Chicago» en Do, basado en un diseño de Vincent Bach en 1947.
    • 25M: Tudel especial que trae la trompeta Stradivarius «Cleveland» en Do, desarrollado en colaboración con Michael Sachs, y pensado para buscar más apoyo en la afinación y en el ‘encaje’ de cada nota.

En Do, a los tudeles invertidos no se les añade «LR» sino sólo «R», de forma que un 25 invertido en Do se llama 25R.

En Mi bemol, el tudel 25 invertido se llama 25ER.

Tudeles en la fábrica de Bach.

Otras características constructivas

Tipo de metal y peso

Material y peso de la campana también afectan al sonido.

Normalmente, las trompetas se han hecho siempre de latón, que es una aleación de cobre y zinc (70% / 30%). Pero hay otras aleaciones en las que el cobre está más presente —el cobre es un material que aumenta la proyección y robustece el sonido—, como el denominado latón dorado (75-80% / 20-25%), o el bronce (85% / 15%). Aparte, en sus campanas Sterling Plus Bach usa un 99,9% de plata pura —un material que enriquece el espectro armónico de cada nota—.

Tipos de láminas de metal usadas en campanas Bach. De izquierda a derecha: latón, plata, latón dorado y bronce.

En cuanto a peso, las campanas ligeras te ofrecen mayor respuesta y un sonido más vivo, mientras que las pesadas ayudan a no perder demasiado el control en los agudos y a un sonido más oscuro.

Si alguna campana no está hecha de latón normal, sino que posee alguna de estas cualidades especiales, se especifica de la siguiente forma:

  • Sterling Plus: plata.
  • G: latón dorado (Gold brass).
  • B: bronce (Bronze).
  • LT: ligera (Lightweight). Se solía representar con un asterisco (*).
  • H: pesada (Heavyweight).

Por ejemplo, el modelo LT19043B está indicando en su nombre que se trata de una Stradivarius con campana ligera (LT) modelo 43 hecha de bronce (B).

Tudel invertido

Uno de los elementos que más influyen en las sensaciones que te da una trompeta cuando la tocas es el tudel.

El tudel estándar tiene por dentro un escalón que hace de tope del manguito de la bomba de afinación cuando se le introduce. Al soplar, ofrece la resistencia exacta para centrar fácilmente el sonido.

Sin embargo, el llamado «tudel invertido» es completamente liso, y es la bomba de afinación la que va por fuera. Esto da como resultado un paso del aire totalmente libre, sin obstáculos, que ayuda a una sensación de mayor apertura al tocar. A muchos trompetistas les encanta. Pero hay que saber tocarlo si se le quiere sacar partido.

Los tudeles invertidos se distinguen con la sigla «LR» (Reverse Leadpipe) en el caso de instrumentos en Si bemol, o simplemente «R» para el resto.

Comparación de tudeles estándar (arriba) e invertido (abajo). Los tudeles están en rojo y las bombas de afinación en verde.

Bomba general redondeada

Otro de los elementos que contribuyen a una sensación de apertura al tocar es la forma de la bomba de afinación general.

Normalmente, esta bomba es ligeramente cuadrangular, lo que, al igual que el tudel estándar, ayuda a ofrecer la resistencia exacta y a controlar el sonido con facilidad.

Pero existen las bombas totalmente redondeadas, las cuales, al no tener curvas cerradas, hacen que el aire pase sin fricciones. Se usan sobre todo en modelos ligeros para música comercial.

Comparación de bombas de afinación general estándar (izquierda) y curva (derecha).

Borde de la campana

A lo largo de los siglos, en la construcción de instrumentos de metal, las paredes del borde de la campana (en la imagen inferior, de color amarillo) siempre perdían grosor debido al proceso de martillado y moldeado. Por este motivo, el borde se solía reforzar en algunas ocasiones con otra tira metálica llamada guirnalda (en la imagen, de color naranja); en otras ocasiones, se le soldaba un alambre de hierro (en la imagen, de color gris); y también hay casos en los que se ponían ambas cosas.

  1. Borde de Núremberg
  2. Borde sajón
  3. Borde de Dresde
  4. Borde italiano
  5. Borde bohemio
  6. Borde de Maguncia
  7. Borde francés

Como ves, existen siete estilos de bordes, cuyos nombres se deben a las regiones donde eran típicos. El que se ha terminado imponiendo mayoritariamente es el borde francés (n.º 7 en la imagen), que no lleva guirnalda pero sí alambre, enrollándose la campana a este.

Además de tener una finalidad práctica —reforzar la campana—, se sabe que el alambre del borde también afecta a las propiedades del sonido de la trompeta, y de hecho en las trompetas Stradivarius se pueden encontrar hasta tres variaciones de borde francés:

  1. Borde francés con alambre completamente cilíndrico: Es el original, y por tanto el primero que usó Vincent Bach cuando empezó a construir trompetas en los años 20. Después experimentaría con otras variantes.
    Selmer recuperó el alambre cilíndrico al llegar a Elkhart en 1965, volviendo a abandonarlo a finales de los 70. Hoy, las únicas trompetas Stradivarius que se fabrican con alambre cilíndrico son los tres últimos modelos lanzados por la marca (después los veremos).
  2. Borde francés con alambre plano: Vincent Bach empezó a usar en los años 30 un alambre que no era cilíndrico sino plano.
    Actualmente, Selmer lo aplica a los modelos vintage que empezó a sacar con la llegada del nuevo milenio.
  3. Borde francés con alambre semicilíndrico: Vincent Bach terminó trabajando en mayor medida con este tipo de alambre, que no es plano pero tampoco del todo cilíndrico. Así que, de manera estándar, éste es el que traen todas las Stradivarius.

Ahora sí tenemos toda la información necesaria para hacer un repaso de los modelos Bach Stradivarius actuales, y entender bien cómo son y cómo funcionan.

Vamos a ello.

Serie 180

Como ya explicamos en el apartado Vincent Bach como marca de Selmer, la serie 180 nace a partir del modelo maestro de Stradivarius que el propio Vincent Bach legó en 1964, y al que Selmer aplicó una importante modificación en 1975: las carcasas de los pistones en una sola pieza de latón.

En la serie 180 podemos encontrar trompetas en Si bemol (180), Do (C180) y Mi bemol/Re (189), todas con campana de latón de 4-13/16 pulgadas, o sea 122,24 milímetros, y el borde francés con alambre semicilíndrico.

La principal característica de la serie Stradivarius 180 es que se trata de trompetas configurables.

Veamos en qué consiste esto.

Si bemol (180)

Las trompetas Stradivarius de la serie 180 en Si bemol se caracterizan porque, una vez decides si quieres el modelo estándar, con tudel invertido (LR) o de peso ligero (LT), puedes elegir también los siguientes elementos:

  • Acabado: lacado —de serie— o plateado (éste se distingue con una «S»).
  • Calibre: M, ML —de serie— o L.
    1. También hay XL, pero sólo disponible para el modelo estándar (no en el modelo de tudel invertido ni en el ligero).
  • Campana: 37, 43 ó 72.
    1. El calibre XL sólo viene con campana 43.
    2. Opcionalmente, el calibre L puede llevar campana 25.
  • Tudel: 25 —de serie— ó 43.
    1. El calibre XL y el modelo ligero con campana 72 sólo vienen con tudel 25-O (más abierto).

Así, se te permite configurar tu Stradivarius según tus gustos.

Modelo estándar 180. Es la trompeta más famosa de la historia, y no es para menos, pues se ha usado siempre en todo tipo de trabajos, desde jazz hasta orquesta sinfónica, pasando por música de cámara o solística.

En función de la campana que elijas puede llamarse 18037, 18043 ó 18072 (en plateado sería 180S37, 180S43 ó 180S72):

Bach Stradivarius, modelo 180 (estándar) en Si bemol.

Modelo con tudel invertido LR180. Diferenciado del estándar en dos cosas que aportan mayor sensación de libertad al soplar y brillo al sonido:

  1. Cuerpo ligero (la campana sigue siendo de peso estándar).
  2. Tudel invertido 25LR, cuyas propiedades ya vimos en el apartado Tudel invertido.

Al igual que el modelo estándar, según la campana que elijas puede llamarse LR18037, LR18043 ó LR18072 (en plateado sería LR180S37, LR180S43 ó LR180S72):

Bach Stradivarius, modelo LR180 (con tudel invertido) en Si bemol.

Modelo ligero LT180. Es el que menos pesa, lo que lo convierte en un buen compañero para trabajos en los que hay que brillar especialmente, tipo lead y música comercial. Hay dos claves en este modelo:

  1. Cuerpo y campana ligeros (ya hablamos de la importancia del peso en Tipo de metal y peso).
  2. La versión con campana 72 viene de serie con tudel 25-O (explicado en el apartado Tudeles usados actualmente en trompetas Stradivarius).

Igual que los anteriores, según la campana puede llamarse LT18037, LT18043 ó LT18072 (en plateado sería LT180S37, LT180S43 ó LT180S72):

Bach Stradivarius, modelo LT180 (peso ligero) en Si bemol.

Do (C180)

En las trompetas en Do, el calibre estandarizado es el L (no el ML como en Si bemol).

A nivel estético, la diferencia de la Stradivarius en Do respecto a su homóloga en Si bemol es el tope de la tercera bomba, que no es una guía corredera ajustable sino un tornillo enroscable.

La forma de configurar una Stradivarius en Do similar a en Si bemol, pero con sus propios componentes:

Así, el modelo más conocido entre los trompetistas de orquesta es el C180L239, que como deducirás es de calibre L y campana 239 (disponible en plateado como C180SL239). No obstante, muchos prefieren usar campana 229 (modelos C180L229 y C180SL229 en plateado).

Bach Stradivarius, modelo C180 en Do.

Mi bemol/Re (189)

En Mi bemol/Re, Stradivarius ofrece su maravilloso modelo 189 (189S en plateado), que viene de serie con calibre ML —pudiéndose pedir L— y campana 239. Trae dos juegos de bombas: uno para Mi bemol y otro para Re. Como particularidad estética, tiene anilla para el meñique derecho, y, al igual que la Stradivarius en Do, usa tornillo como tope para la tercera bomba.

Bach Stradivarius, modelo 189 estándar en Mi bemol/Re.

Modelos especiales en Do («Chicago» y «Philly») y en Si bemol («New York»)

Con la llegada del nuevo milenio, Selmer comenzó a diseñar modelos Stradivarius vintage, los cuales no son configurables sino que cada elemento en ellos está pensado y puesto ahí por un motivo, incluyendo —de forma extraordinaria en la serie 180— el alambre plano para el borde de las campanas usado por Bach en los años 30.

Modelo «Chicago» en Do: C180SL229CC. Se dio el caso de que en 2006 se cumplían 50 años de uno de los períodos de experimentación más productivos en la fábrica de Vincent Bach (1947-1956), fruto del cual nacieron las célebres «Do de Chicago», es decir las primeras trompetas Stradivarius en Do que Vincent Bach envió a la Sinfónica de Chicago (unos instrumentos de tal calidad que aún hoy siguen siendo usadas por los trompetistas de esta orquesta).

Esta efeméride no podía dejarse pasar sin más, y a Selmer se le ocurrió la brillante idea de crear un modelo especial basado en dichas «Do de Chicago».

Como su nombre indica, hablamos de una Stradivarius en Do (C180), sólo disponible en plateado (S), de calibre L y campana 229. Sus cualidades sonoras se deben principalmente a un tudel especial 25CC y a una bomba de afinación más estrecha de lo habitual —ambos, diseños originales de Vincent Bach en la mencionada época—, así como a la campana ligera.

Estéticamente, sus características son cinco:

  1. Anilla en vez de gancho en la primera bomba.
  2. Los pequeños pomos tiradores en las tres bombas tienen forma de hexágono.
  3. Las juntas de las bombas son redondeadas.
  4. Las abrazaderas entre el tudel y la sección de la campana son más anchas.
  5. Las abrazaderas entre el tudel y la carcasa de los pistones, y entre la carcasa y la campana, más estrechas.
Bach Stradivarius, modelo C180SL229CC «Chicago» en Do.

Modelo «Philly» («Philadelphia») en Do: C180SL229PC. Hermano mellizo del modelo «Chicago»; exactamente igual pero con campana de peso estándar.

Modelo «New York» en Si bemol: LT18077. En 2009, Selmer lanzó al mercado esta Stradivarius llamada así porque es ligera tanto de cuerpo como de campana (LT180), y porque trae una campana 7 y un tudel 7, diseñados originalmente por Vincent Bach en los años 30 en su fábrica del Bronx en Nueva York. Se vende mucho en su versión plateada (LT180S77).

Tiene calibre L, y, en cuanto detalles estéticos, podrás ver que:

  • La guía para correr la tercera bomba está en posición invertida respecto a las otras trompetas Stradivarius en Si bemol.
  • Al igual que en los modelos especiales «Chicago» y «Philly»:
    • Hay anilla en vez de gancho en la primera bomba.
    • Las juntas de las bombas son redondeadas.
    • Las abrazaderas entre tudel y campana, anchas.
    • La bomba principal lleva sólo un pilar.
Bach Stradivarius, modelo ligero especial LT180S77 «New York» en Si bemol.

Serie 190

El año 2010 supuso un antes y un después.

Como hemos visto, Selmer llevaba ya un tiempo volviendo a los orígenes, a la esencia de Vincent Bach. Sin embargo, dio un paso fundamental al lanzar la serie 190 de Stradivarius, la cual recupera ciertos elementos usados tradicionalmente por Vincent Bach que dejaron de aplicarse en la serie 180 desde 1975. Así, en la serie 190:

  • La carcasa de los pistones vuelve a ser de dos piezas: balaustre de alpaca y el resto de latón (recordamos que en la serie 180 es entera de latón).
  • Las guías de los pistones son de metal (en la serie 180 son de nailon).
  • El alambre del borde de la campana es plano, al estilo de Vincent Bach en los años 30 (en la serie 180 es semicilíndrico, a excepción de los modelos vintage). Los últimos modelos de la serie 190, por su parte, recuperan el alambre completamente cilíndrico.

Al igual que sucede con los modelos vintage de la serie 180, la serie 190 no es configurable, sino que se trata de instrumentos cuyos elementos están expresamente diseñados.

Colección Artisan

Los primeros modelos de la serie 190 salieron al mercado en 2010, y fueron los de la denominada «Colección Artisan», que supuso toda una revolución en el mundo de la trompeta.

¿Te suena el escudo de la Colección Artisan?

¡Efectivamente! ¡Es el escudo de artesano que empezó a usar Vincent Bach como logotipo en Mount Vernon, en los años 50!

Selmer lo ha usado acertadamente para su Colección Artisan: cinco fabulosas trompetas —en las cinco afinaciones más importantes— construidas como haría el genio artesano de Vincent Bach en el siglo XX, pero con la mecánica más avanzada del siglo XXI.

Todas ellas comparten las mismas características esenciales que veremos más abajo, distinguiéndose básicamente en el tamaño de campana y en el calibre:

AB190 (Si bemol): campana de 4 13/16″ (122,24 mm) y calibre ML.

AC190 (Do): campana de 4 13/16″ (122,24 mm) y calibre L.

AE190 (Mi bemol): campana de 4 13/16″ (122,24 mm) y calibre L. Trae dos bombas de afinación: una para tocar con más resistencia y otra para tocar con más respuesta por parte del instrumento.

ADE190 (Mi bemol/Re): campanas de 4 1/2″ (114,30 mm) y calibre M. Trae dos juegos de campanas y bombas para cambiar de una afinación a otra.

AP190 (piccolo en Si bemol/La): campana de 4″ (101,60 mm) y calibre MS. Trae cuatro tudeles: dos para Si bemol y dos para La, tanto con entrada para boquilla de trompeta como de corneta.

¡Ten cuidado con las fotos! ¡No vayas a enamorarte!


Las Stradivarius Artisan son, como podrás comprobar, una auténtica maravilla para los ojos (¡y, por supuesto, para los oídos!). En este par de fotos se pueden apreciar la carcasa de los pistones en dos piezas y la campana con su alambre plano, que además viene con un grabado especial:

Tratándose de la serie 190, las guías de los pistones de las Artisan son metálicas —aunque también traen otro juego de nailon— , y, a excepción de los modelos ADE y AP, el tapón inferior del tercer pistón incorpora un anillo supletorio que mejora la afinación:

La extensión de la tercera bomba —con guía corredera de tope ajustable para el modelo en Si bemol y tornillo enroscable para el resto— permite llegar al Fa natural grave:

Las juntas de todas las bombas están más reforzadas, y la primera bomba lleva una anilla partida para el pulgar:

Las abrazaderas son más anchas, y el gancho del meñique, también, de estilo vintage:

Los cinco modelos Artisan están igualmente disponibles en plateado (AB190S, AC190S, AE190S, ADE190S y AP190S):

Después de la colección Artisan, Selmer ha seguido diseñando nuevos modelos en la serie 190, con las características generales ya descritas.

Modelo LR19043B «Mariachi»

En 2013 se presentó en el NAMM Show el modelo de trompeta «Mariachi», apodado así porque fue diseñado junto al famoso trompetista José Hernández, creador del Mariachi Sol de México en Estados Unidos. Es el precioso modelo LR19043B: una Stradivarius 190 con tudel invertido (LR190) y extraordinaria campana de 5 pulgadas (127 milímetros), modelo 43, hecha en bronce (B). Es de calibre ML, y, como suele suceder con instrumentos de tudel invertido, el peso del cuerpo —no de la campana— es ligero. Está disponible en plateado con el nombre de LR190S43B.

Bach Stradivarius, modelo LR19043B «Mariachi» en Si bemol.

Modelo LT1901B «Comercial»

Selmer le cogió el gusto a las campanas grandes de bronce, y el año siguiente al modelo «Mariachi» sacó el modelo «Comercial»: LT1901B: una Stradivarius 190 ligera de cuerpo y campana (LT190), tratándose de una campana modelo 1 —la primera que diseñó Vincent Bach— de 5 pulgadas en bronce (B), y tudel 43 modificado.

Hay varias cosas interesantes en esta trompeta:

  • Todo en ella es ligero; no solamente el cuerpo y la campana, sino también las bombas y hasta la carcasa de los pistones.
  • Al pertenecer a la serie 190, la carcasa de los pistones está hecha de dos piezas… ¡pero el balaustre no es de alpaca sino de bronce, igual que la campana!
  • Los pomos para tirar de las bombas no son redondeados sino en forma de media luna.
  • La segunda bomba no está orientada a la boquilla sino a la campana.
  • Viene con dos bombas de afinación: una normal (más resistencia) y otra completamente curva (más respuesta).

La versión estándar es de calibre ML, pero está también disponible con calibre L (LT190L1B), y en plateado tanto ML (LT190S1B) como L (LT190SL1B).

Bach Stradivarius, modelo LT1901B «Comercial» en Si bemol.

Modelo 19037 «50 Aniversario»

En 2015 se cumplía el 50 aniversario del traslado de la producción de Bach de Mount Vernon a Eklhart (1965-2015), por lo que Selmer consideró celebrarlo con el modelo 19037, que es básicamente la Stradivarius que construía Vincent Bach —esto es, con las características tradicionales recuperadas en la serie 190—, con campana 37 y tudel 25 estandarizados por Bach, y calibre ML.

Además, en este caso, el alambre del borde de la campana es completamente cilíndrico (un estilo que, como vimos en el apartado Borde de la campana, aplicó Bach al principio, y recuperó Selmer cuando se instaló en Elkhart pero volvió a abandonar a finales de los años 70). También está disponible en plateado con el nombre de 190S37.

Bach Stradivarius, modelo 19037 «50 Aniversario» en Si bemol.

Modelo 190S43 «Centenario»

Tres años después fue el centenario del inicio de la carrera de Vincent Bach como artesano (1918-2018), así que Selmer lanzó el modelo 190S43, esencialmente igual que el anterior —o sea características de la serie 190 y alambre cilíndrico—, pero sólo disponible en plateado (S) con bonitos adornos en oro de 24 kilates, y con campana 43.

Bach Stradivarius, modelo 190S43 «Centennial» en Si bemol.

Modelo C190SL229 «Cleveland»

En 2019 era ya hora de presentar una nueva trompeta en Do, por lo que Selmer se asoció con el solista de otra de las grandes orquestas americanas: Michael Sachs (Orquesta de Cleveland), para crear el modelo C190L229, una Stradivarius 190 en Do (C190) con calibre L —como suele ser en las trompetas en Do— y campana 229.

Como elemento propio, este modelo trae tudel 25M (el 25C modificado para Michael Sachs, cuyas propiedades vimos en el apartado Tudeles usados actualmente en trompetas Stradivarius). Se vende mucho en plateado (C190SL229).

Bach Stradivarius, modelo C190SL229 en Do.

Conclusiones

Vincent Bach fue un genio. En su vida atravesó numerosas dificultades, tanto personales como profesionales, y siempre supo sobreponerse a ellas. Su pasión y tenacidad por crear el equivalente a los violines Stradivarius en trompetas le llevó a construir estas maravillas que aún hoy, después de cien años, conservan su merecida fama.

Conn-Selmer es una compañía que supo dar a las trompetas Stradivarius el valor que merecen, y que ha estado a la altura de su creador, conservando la visión de este y mejorando los procesos de fabricación, al poder aplicar las nuevas tecnologías.

Mientras que la serie 180 inmortaliza el espíritu de Vincent Bach haciendo accesible su creación a todo el que lo desee, la serie 190 es un derroche de detalles que hacen que la experiencia Stradivarius sea aún más única si cabe.

Desde los años 2000 hemos sido testigos de la aparición de nuevos modelos Bach Stradivarius —el último, en 2019, como hemos visto—. Pero deberíamos prestar mucha atención, porque quizás en 2022 tengamos otra sorpresa.

Este artículo ha sido posible gracias a la colaboración de Sanganxa, la tienda líder para músicos de viento en España y Portugal. Contacta con ellos para más información sobre las trompetas Stradivarius: sanganxa.com

Suscríbete a Trumpet Magazine por sólo $1,66 al mes y apoya la creación de contenido de calidad para trompetistas.

Deja una respuesta

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Raiola Networks
Trumpet Magazine

GRATIS
VER