Blog

Gloria y sufrimiento: Vida y muerte de Oskar Böhme en Rusia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email

Todos conocemos al compositor y trompetista de origen alemán Oskar Böhme gracias a su célebre Concierto en Mi menor de estilo romántico. Sin embargo, sabemos muy poco acerca de la última parte de su vida en Rusia. Hasta ahora. El pasado 5 de abril de 2019, Christian Neef, corresponsal en este país de la revista alemana Spiegel, presentó su libro Der Trompeter von Sankt Petersburg [El trompetista de San Petersburgo], donde resuelve todas esas incógnitas e incluye la última fotografía de Böhme —que ilustra este post—, fechada en 1938.

El trompetista germano-ruso Oskar Böhme (1870-1938) es una importante figura de la historia de nuestro instrumento, pues compuso el que se puede considerar único concierto para trompeta romántico del siglo XIX de pleno derecho —al estilo del Concierto para violín en Mi menor de Mendelssohn—, además de una de las más bellas piezas románticas que existen para grupos de cámara de viento metal: el Sexteto para trompetas Op. 30. El Concierto de Böhme también inspiró a compositores soviéticos posteriores, desde Shchyolokov hasta Peskin, quienes escribieron sus propios conciertos para trompeta de estilo romántico, a menudo en tonalidades menores como el de Böhme, el cual es imprescindible en el repertorio de trompeta hoy.

Böhme cayó en el olvido tras la Segunda Guerra Mundial; su biografía ha permanecido en la sombra durante bastante tiempo. No fue hasta finales de los años setenta, que las investigaciones del aquí firmante, de Lars Naess y, sobre todo, de Edward H. Tarr revelaron detalles de los antecedentes familiares y educativos de Böhme en Alemania y Hungría. Sin embargo, de su vida en Rusia, donde emigró en 1898, sólo se conocían algunos hechos. Las razones para el declive profesional de un virtuoso de esta talla, que pasó de ser solista en la mundialmente conocida orquesta de la ópera del Teatro Mariinsky en San Petersburgo a maestro de una escuela de música en una remota ciudad provinciana, fueron objeto de especulación.

Böhme en San Petersburgo.

El 5 de abril de 2019, Christian Neef, corresponsal en Rusia y coeditor de la revista Spiegel, resolvió todos los misterios con la presentación de su último libro, Der Trompeter von Sankt Petersburg [El trompetista de San Petersburgo], en la Semana Alemana celebrada este año en la otrora capital rusa.

Christian Neef.

Neef confirma el triste hecho de lo que una vez fue mera hipótesis: en 1935, Böhme fue desterrado a Oremburgo y fusilado por los secuaces locales del infame Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos (abreviado como NKVD) el 3 de octubre de 1938, tras un falso juicio. Sería una de las últimas víctimas que se cobró la Gran Purga de Stalin, exonerándosele judicialmente en 1989 al anularse su declaración de culpabilidad por haber sido extraída bajo tortura.

La curiosidad de Neef despertó al encontrar el fichero de Böhme en el archivo de Anatoly Razumov, el académico que recopiló los registros de cientos de miles de víctimas del Gran Terror de Stalin. ¿Cómo pudo un músico apolítico verse involucrado en esto? Neef obtuvo acceso a numerosos documentos, desde los archivos de personal del Teatro Mariinsky hasta los registros de interrogatorios ahora custodiados por el Servicio Federal de Seguridad de la Federación Rusa (FSB). Como resultado, ha podido hacer una crónica de los cuarenta años que estuvo Böhme en Rusia de manera muy meticulosa, a la vez que sensible y conmovedora: un gran cornetista y compositor que solicitó la ciudadanía rusa, trabajó con la orquesta de la ópera, hizo giras como solista, se casó con una viuda acomodada, fue nombrado ciudadano honorario de San Petersburgo, sufrió las tormentas de la Primera Guerra Mundial y de la Revolución de Octubre, perdió su trabajo por razones políticas e intentó ganarse la vida con empleos precarios, siendo arrestado y desterrado a un sitio en mitad de la nada, donde dedicó sus últimos años a dirigir una orquesta de cine hasta que fue arrestado de nuevo, manteniéndose firme durante los interrogatorios al principio pero terminando por rendirse ante lo inevitable después. Además de contar la historia de Böhme, Neef rastrea las vidas de otras cuatro familias de origen alemán en San Petersburgo. Su libro es tan emocionante como una novela, y al mismo tiempo constituye una buena clase de historia.

Última foto de Oskar Böhme (1938).

Rusia no pudo quedarse de brazos cruzados mientras se imprimía el libro de Neef. La televisión de Oremburgo produjo un documental de diez minutos realizado por Nataliya Politika —en cooperación con el profesor de trompeta petersburgués Boris Taburetkin— sobre la genial obra y triste destino del compositor: El trompetista. La música viva de Oskar Böhme.

Como “subproducto” de su investigación, Neef encontró y compró un manuscrito hasta ahora desconocido de Böhme: In süßem Zauber (En dulce encantamiento) Op. 16, para voz y piano, bellamente encuadernado en linóleo con letras en oro.

Más información:

Der Trompeter von Sankt Petersburg: Glanz und Untergang der Deutschen an der Newa – Mit vielen Fotos und Abbildungen (German Edition)

Deja una respuesta

Publicidad
Publicidad
Publicidad