Patrocinado

«Si no puedes cantar una melodía, tampoco podrás tocarla»

Nuestro entrevistado de hoy se ha convertido en uno de los nombres más importantes de la escena de jazz internacional, un trompetista y compositor que ha colaborado en varios álbumes ganadores de premios Grammy. Somos muy afortunados de tenerle en Trumpet Magazine. No te pierdas sus enseñanzas.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email

¿Cuáles fueron sus inicios como trompetista?

Empecé a tocar la trompeta cuando tenía 10 años. Nadie más quería tocarla porque era difícil, pero a mí me gustaban los desafíos (y me siguen gustando). Crecí cantando en el coro de góspel de una iglesia, y muy pronto empecé a aplicar ese estilo a mi forma de tocar la trompeta. Como también aprendí pedagogía de la trompeta, la apliqué a mi forma gospeliana de tocar, y finalmente al jazz.

¿En qué momento se interesó por el jazz?

Mi interés en el jazz empezó cuando estaba en la escuela elemental. El director de mi banda en el 6º curso me dio un par de álbumes de Miles Davis: Kind of Blue y Amandla. Desde ese momento me enganché al jazz.

¿Su formación inicial fue autodidacta o guiada por algún profesor?

Mi formación con la trompeta ha sido en gran parte guiada. Tuve muy buenos profesores al principio. Sin embargo, yo aprendí a improvisar en la iglesia a través de la tradición musical del góspel.

¿Qué otros músicos o grupos con los que ha trabajado le han aportado más?

Me han aportado tantos grupos a lo largo de los años que es difícil citar sólo a unos pocos. Al principio, tuve la oportunidad de trabajar con el bajista Charles Fambrough, quien para mí fue de gran inspiración. También he trabajado con Ralph Peterson y Jimmy Heath en mis comienzos. Los grupos con los que he pasado más tiempo han sido la Orquesta de Jazz del Lincoln Center con Wynton Marsalis y la banda de Marcus Miller. Aprendí a desarrollar un sonido de gira con esos dos grupos. Finalmente, tuve la oportunidad de viajar con Marcus Miller, Wayne Shorter y Herbie Hancock en un tour de tributo a Miles Davis. Ese tour cambió mi vida y me demostró lo que uno es capaz de hacer si deja a un lado los prejuicios y vive en su imaginación.

¿Qué cosas debe practicar diariamente un trompetista de jazz?

Lo más importante que debes trabajar es tu sonido; es lo primero que la gente escucha. Debe ser claro y tener la calidad de una voz. Cada pasaje, incluso los que son rápidos, debe ser cantado a través del instrumento. Es importante que todo lo que toques sea agradable al oído.

¿Algún consejo para desarrollar el oído y la habilidad de improvisar?

El mejor consejo que puedo dar para desarrollar el oído es cantar y copiar. Cuando cantas, las notas resuenan por todo tu cuerpo. Tienes el control de la afinación. Si no puedes cantar una melodía, tampoco podrás tocarla. Imita todo lo que quieras tocar. Interiorízalo y cántalo. Eso desarrollará tu oído. Tu oído es simplemente una extensión de lo que resuena a través de ti.

¿Cuáles son los pasos para estudiar un tema nuevo?

Bueno, no existe la hoja de ruta ideal para aprender una pieza. Si es posible, escúchala primero. Si nunca ha sido tocada, consulta con el compositor en la medida de las posibilidades. Averigua por qué fue escrita, para quién fue escrita, y el punto que tiene la pieza. Apréndete la letra de la música. Toda música tiene una letra… una expresión. Ella y tú tenéis que ser uno. Entonces, estarás capacitado para expresarla con honestidad. Apréndetela de arriba abajo. Los actores, para aprenderse un papel, encarnan el personaje. Ve a por el Óscar.

¿Sesión de grabación o concierto, qué experiencia le gusta más? Y ¿cómo se prepara para ellas?

Me atraen tanto las sesiones de grabación como los conciertos. Los conciertos me encantan porque sientes al público. Hay una interacción inmediata. Eso influye en tu interpretación de tal forma que hace que cada vez te salga diferente. Me preparo para mis actuaciones abriéndome al público y evitando las ideas preconcebidas sobre éste. Una grabación es todo lo contrario. En un día de grabación quiero expresar mis pensamientos e ideas tan claramente como sea posible. Aquí tengo la oportunidad de proyectar una emoción sin interrupción. Es mi concepto y lo voy a reflejar de la manera más clara posible. Ambas experiencias son interesantes por diferentes motivos.

Si tuviera 20 años, ¿dónde iría a estudiar trompeta de jazz?

Si tuviera 20 años iría sin duda al Berklee College of Music. No lo digo porque yo enseñe ahí y sea jefe de departamento, sino porque es verdaderamente el futuro de la música a nivel académico.

¿Considera importante estudiar y compaginar con otros campos como, por ejemplo, el clásico o la trompeta natural?

Sí. Es importante estudiar trompeta clásica, ya que la pedagogía de la trompeta ha sido codificada durante cientos de años de género clásico europeo.

¿Qué tipo de boquilla y trompeta usa, y por qué?

Mi boquilla (Bach 1½C) y mi trompeta (Yamaha Xeno) las uso simplemente por una razón: me gusta cómo suenan y lo que siento cuando toco.

¿Qué recomienda a un joven que quiera dedicarse al jazz?

Cualquiera que quiera estudiar cualquier tipo de música debe creer en ella y creer en su capacidad para tocarla. La música es un regalo y un tesoro, y se necesita una gran confianza y humildad para crearla. Debes tener ambas cosas. Y debes pensar que la música es más grande que tú. Vive por ella.

¿Alguna vez ha tenido una mala experiencia sobre el escenario?

He tenido muchas experiencias difíciles. Prefiero no llamarlas malas porque he aprendido de todas ellas.

¿Cómo hay que tomarse las críticas?

Uno debería tomarse las críticas con la mente y el corazón abiertos, y sin dejar que el ego entre en juego. Toma el consejo y fíltralo. Coge lo que necesites de él y desecha el resto.

Parece que entre los músicos de jazz apenas existe la denominada ‘ansiedad escénica’, ¿puede ser?

Es posible si la superas. No es cuestión de género musical… Es cuestión personal. Somos humanos y todos tenemos nuestras peculiaridades. La confianza ayuda a superar la ansiedad escénica.

¿Algún consejo a la hora de subirse al escenario?

Mi consejo es respirar y dejarse llevar por la música… ¡Respira primero!

¿Qué sonoridades y colores de la trompeta en el jazz le gustan más? ¿Y qué estilo?

Me gusta usar todos los colores posibles. No quiero tener restricciones. El arcoíris está ahí entero para mí… ¿Por qué pintar solamente con el azul y el rojo? Cuanto más tenga de donde sacar, mejor podrá ser el cuadro.

¿Quiénes son sus músicos de jazz preferidos?

Me encanta Miles Davis por su liderazgo. También Clifford Brown, Freddie Hubbard y Woody Shaw. Y también Maurice André y Adolph Herseth.

¿Cuál es su tema de jazz favorito?

There Are Such Things.

¿Y la pieza no-jazzística?

Mi pieza favorita fuera del jazz es la Sinfonía 3 de Copland. Me gusta mucho la versión de la New York Philharmonic con Leonard Bernstein. En cuanto a grandes sinfonías, es una de las grabaciones más llenas de pasión.

Deja una respuesta

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Raiola Networks
Trumpet Magazine

GRATIS
VER